martes, 27 de enero de 2015

Cómo lavarse las manos sin agua corriente, por Ana Campillo.




No hay duda de que lavarse las manos con jabón es el mejor remedio para mantenerlas limpias, pero ocurre que a veces nos encontramos lejos de un servicio para hacerlo. En estos casos, utilizar un desinfectante de manos puede servirnos como parche para mantener la higiene en esta zona corporal, evitando así la proliferación de gérmenes. Hacerse con uno fabricado por usted mismo es muy sencillo, tan solo deberá seguir estos pasos.

1. Como ingredientes, necesitará agua, alcohol de farmacia de 96º y aloe vera comercial lo más puro posible. El producto estrella de la fórmula será el aceite esencial de árbol de té, extraído de las hojas del arbusto Melaleuca alternifolia, muy conocido por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas.


2. Para 100 gramos de producto final, mezcle 44 gramos de alcohol de 96º con 16 gramos de agua. Añada, a continuación, 1 gramo de aceite esencial de árbol de té y mezcle vigorosamente para disolver el aceite en la solución hidroalcohólica. Seguidamente, añada 40 gramos de áloe vera y vuelva a mezclar para que todo quede bien homogéneo.

3. Rellene un envase, preferiblemente con dosificador, con la mezcla anterior. Para utilizarlo, solo tendrá que extender un poco del producto en las manos y frotar en seco. Tenga en cuenta que un uso frecuente puede resecar la piel.

Advertencia: en algunas personas, el aceite esencial de árbol de té ocasiona sensibilidad e irritación. Su seguridad en menores de 12 años, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia no ha sido establecida, por lo que, en estos casos, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) no recomienda su uso. En caso de duda, consulte siempre a su médico.


Fuente: Ana Campillo para buenavida (elpais.com). Bióloga y autora del blog Organicus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario