martes, 30 de diciembre de 2014

CÁNCER Y NOESITERAPIA. El poder del pensamiento en el restablecimiento de la información correcta del ADN.


Dice la Dra. Costell: “Encontrar el adecuado control voluntario sobre el ADN es descubrir la más general, eficiente y segura herramienta de la salud genética.”

¿Cómo se podrá lograr ese objetivo? Hay un solo camino: La retroalimentación genética… Y yo añado: y eso solamente se puede lograr con el uso positivo del pensamiento, que traduzca el deseo de vivir por parte del sujeto, para ordenar – con la energía creadora del mismo – el restablecimiento de la información correcta al ADN. Éste es el mecanismo para la curación del cáncer. Éste es, sin duda, el mecanismo de sus curaciones espontáneas, que suelen coincidir con la recuperación de la ilusión por la vida.


Cáncer, palabra terrible, enfermedad temida… La Noesiología tiene algo que decir en este tema – y no sólo para evitar sufrimientos a enfermos terminales – con la psicoanalgesia.

Es un hecho que el cáncer se desarrolla en personas que consciente o inconscientemente han dejado de desear la vida, su vida, con sus circunstancias personales. Han arrojado la toalla. Incluso en niños de no importa qué edad, influidos a nivel inconsciente por el pesimismo de sus padres o allegados o por circunstancias vitales que no son capaces de superar. El acúmulo de RB negativas se traduce en una disminución de lo que la Dra. María Luisa Costell Gaydos llama inmunidad genética, capacidad de la naturaleza para corregir y reordenar las alteraciones o errores en el ADN de las células, que hacen posible la multiplicación desordenada de las mismas.

Dice la Dra. Costell: “Encontrar el adecuado control voluntario sobre el ADN es descubrir la más general, eficiente y segura herramienta de la salud genética.”

¿Cómo se podrá lograr ese objetivo? Hay un solo camino: La retroalimentación genética… Y yo añado: y eso solamente se puede lograr con el uso positivo del pensamiento, que traduzca el deseo de vivir por parte del sujeto, para ordenar – con la energía creadora del mismo – el restablecimiento de la información correcta al ADN. Éste es el mecanismo para la curación del cáncer. Éste es, sin duda, el mecanismo de sus curaciones espontáneas, que suelen coincidir con la recuperación de la ilusión por la vida.

A esto hay que llegar en el futuro por un mecanismo consciente del paciente, enseñándole a que desee verdaderamente vivir. Hay que enseñarle a resolver o superar los problemas de su vida, responsables de esa situación, y a que traslade conscientemente su voluntad a su cerebro. Y, desde éste, a todos los rincones de su organismo, para restablecer el adecuado control interno sobre la reproducción celular.

Está comprobado que los enfermos psiquiátricos, en particular los esquizofrénicos, no sufren el cáncer.

Yo me pregunto cuál es la diferencia entre el esquizofrénico y las demás personas en relación con el cáncer.

Y sólo encuentro una respuesta: si todos estamos expuestos por igual a los factores ambientales y de alimentación que pueden considerarse cancerígenos – con las lógicas diferencias de exposición por razones profesionales y otras -, es que se trata de un factor fundamentalmente psicológico, que, en el caso de los esquizofrénicos, son las ganas de vivir que conservan y que mantienen intactos los mecanismos de la inmunidad genética, capaces de corregir los errores del ADN en caso de alteración fortuita.

En este punto se encuentra la clave de una posible profilaxis de la enfermedad, porque si todos estamos igualmente expuestos a los factores cancerígenos, y genéticamente existe en todos la posibilidad de su profilaxis, la mejor prevención de esta enfermedad es tener una vida que sea deseable…, o superar las circunstancias que consideremos negativas, para mantener en orden el control interno y los mecanismos correctores de la inmunidad genética.

Cuando la vida deja de ofrecer el aliciente necesario, cuando los problemas o las circunstancias ambientales agobian; cuando se deja de luchar por la vida, las respuestas biológicas negativas, originadas por pensamientos de este signo, disminuyen las defensas. Se pone en marcha el oncogén y se atrae la muerte, en forma de cáncer o de cualquier otra enfermedad.



Fragmento extraído del libro “Curación por el pensamiento (Noesiterapia)”, páginas 170-172, del Dr. Ángel Escudero Juan, con más de cuarenta años de experiencia operando sin anestesia química.

No hay comentarios:

Publicar un comentario