jueves, 3 de julio de 2014

ISIS, el ejército terrorista armado por EE.UU.







Los medios de comunicación informan que el grupo insurgente ISIS (Estado islámico de Irak y el Levante) que en estos momentos está causando estragos en Irak recibió muchas de sus armas como resultado de la retirada del ejército iraquí de la ciudad de Mosul.

Sin embargo, eso no es exactamente así. ISIS ya disponía de gran cantidad de armas antes de tomar la ciudad.

La mayoría provenía de los Estados Unidos.


Han sido los EEUU y Arabia Saudí los que, de hecho, han armado a ISIS dándole apoyo en su lucha por derrocar el régimen de Assad en Síria.

Tras el derrocamiento de Gadaffi en Libia, la CIA y sus socios trasladaron armas a los insurgentes de Siria. De hecho, el asesinato del embajador norteamericano Chris Stevens en el consulado de Benghazi, Libia, fue un daño colateral en esta operación de envío de armas. El informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre Benghazi, publicado el pasado septiembre centra su foco en la falta de protección de Stevens y su personal. Pero ignora deliberadamente la operación ilegal subyacente de la CIA.

Seymour Hersh

Seymour Hersh, el galardonado periodista de investigación que fue bruscamente despedido por The New Yorker, debido a su afición a exponer verdades incómodas, explicó cómo el Senado enterró información sobre la CIA y la operación de tráfico de armas en Benghazi:

Un anexo de alto secreto del informe, describía un acuerdo secreto alcanzado a principios de 2012 entre las administraciones de Obama y Erdogan. Según los términos del acuerdo, la financiación procedía de Turquía, así como de Arabia Saudita y Qatar; la CIA, con el apoyo del MI6 británico, era responsable de conseguir las armas de los arsenales de Gaddafi y enviarlas a los insurgentes Sirios.


Varias compañías instaladas en Libia ejercían de fachada, algunas bajo la cobertura de entidades australianas. Soldados estadounidenses jubilados, fueron contratados para gestionar la adquisición y envío de estas armas. La operación fue dirigida por David Petraeus, el director de la CIA, que más tarde presentó su dimisión cuando se supo que estaba manteniendo una aventura con su biógrafa

ISIS obtiene armas de sus jefes

En abril se informó de que los EE.UU. proporcionaban indirectamente armas al grupo insurgente al-Nusra y otros grupos terroristas en Siria, a través de mercenarios “moderados”.

Jamal Maarouf

Jamal Maarouf, que dirige el Frente Revolucionario Sirio (SRF), creado por la CIA, Arabia Saudita y la inteligencia de Qatar, dijo que si “las personas que nos apoyan (es decir, EE.UU., Arabia Saudita y Qatar) nos ordenan enviar armas a otro grupo, las enviamos. Hacemos lo que nos piden”

Según Barak Barfi, investigador de la globalista Fundación Nueva América, al-Nusra, el grupo vinculado a Al Qaeda-conocido por ejecutar sumariamente a soldados sirios y otras atrocidades (incluyendo la decapitación de cristianos), recibe armas indirectamente de SRF.


El líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, resultó clave en la creación de al-Nusra. Después de una lucha de poder entre los dos grupos, al-Baghdadi, anunció la disolución de Jabhat al-Nusra y la integración de sus miembros en el Estado Islámico de Irak y el Levante, o ISIS.

Abu-Bakr al-Baghdadi

“ISIS anunció públicamente sus áreas de operaciones y tomó el control de amplias zonas sin enfrentarse a demasiada resistencia, beneficiándose de los combatientes de Jabhat al-Nusra que desertaron incorporándose a ISIS”, informa la web al-Monitor.com

“Algunas estimaciones sugieren que alrededor del 65% de los elementos de Jabhat al-Nusra rápidamente declararon su lealtad a ISIS. La mayoría de ellos eran yihadistas no sirios. Brigadas enteras se unieron a ISIS, entre ellas se encontraba el Consejo de la Shura Muyahidín liderado por Abu al-Azir, quien ISIS ha nombrado emir de Alepo, y Jaish al-Muhayirin y al-Ansar, liderado por Omar al-Chechani”


A principios de este mes, la máxima asesora en política exterior de Obama, Susan Rice, admitió que los Estados Unidos estaban proporcionando armas letales a los “moderados” en Siria, aunque no mencionó la transferencia de estas armas a al-Nusra ni a otros grupos islámicos radicales.

El Pentágono también se aferra a la historia de que ISIS ha conseguido sus armas con la retirada de las fuerzas de seguridad iraquíes.

“Conducen vehículos y poseen determinado material, pero en realidad aún no sabemos exactamente de qué armamento disponen”, declaró el Secretario de Prensa del Pentágono, el almirante John Kirby el pasado viernes.

John Kirby

La mayor parte de ese “material” mencionado por Kirby proviene de los Estados Unidos con la ayuda de Arabia Saudí, Qatar y con el apoyo de la CIA y el MI6, como señala Hersh y fue transferido desde Libia.

Ahora ese armamento se utilizará para ampliar la percepción de que ISIS es “una grave amenaza que requiere la intervención directa de los Estados Unidos”, particularmente en Siria, donde la guerra contra al-Assad se ha estancado.


El plan para fragmentar Oriente Medio en estados vasallos étnica y religiosamente divididos

Ya en 2006 el teniente coronel Ralph Peters “sugirió que una reinvención del medio oriente y las fronteras asiáticas estableciendo líneas étnicas, sectarias y tribales podría aliviar las tensiones regionales”

Irak ahora parece más cerca que nunca de dividirse en zonas religiosas y sectarias. De hecho, este fue el plan desde el principio. Así fue concebido en sus inicios por los neoconservadores de Bush, en un escrito titulado “una fractura limpia: nueva estrategia para asegurar el reino”.

El documento creado por el “Grupo de Estudio para una nueva estrategia israelí más allá del año 2000″ pedía el derrocamiento de Saddam Hussein y emprender una guerra de poder contra al-Assad en Siria.

Antes del documento, Oded Yinon, escribió “El plan sionista para Oriente Medio”.

En él proponía “que todos los estados árabes debían desglosarse, por parte de Israel, en unidades pequeñas” y que la “disolución de Siria e Irak en áreas étnicas o religiosas únicas y separadas, como en el Líbano, eran el objetivo primordial de Israel a largo plazo. La destrucción de los estados árabes y musulmanes, debe llevarse a cabo desde dentro mediante la explotación de sus tensiones religiosas y étnicas internas”


P2OG en acción

ISIS es descrito como una manifestación de la influencia de al-Qaeda. Sin embargo, sería más correcto calificarlo como una manifestación del Pentágono bajo la influencia de los neoconservadores de Bush.

En 2005, Frank Morales citó un documento del Pentágono sugiere la creación de P2OG (Grupo de operaciones proactivo y preventivo)


De acuerdo con un documento clasificado preparado para Donald Rumsfeld, el P2OG sería el encargado de llevar a cabo misiones secretas diseñadas para provocar que grupos terroristas cometieran actos violentos.

El P2OG, formado por 100 miembros, y calificado como grupo de “lucha anti-terrorista” dispondría de un presupuesto anual de 100 millones de dólares y tendría como objetivo aparente eliminar a “líderes terroristas”.


Pero de acuerdo a los documentos sobre P2OG adquiridos por Arkin, su función real, sería, de hecho, llevar a cabo misiones diseñadas para “estimular reacciones” entre los “grupos terroristas”, con el fin de tener la excusa de realizar un contraataque de respuesta.

En otras palabras, el plan consiste en ejecutar operaciones militares secretas (asesinatos, sabotajes, “engaño”) que provoquen ataques terroristas contra personas inocentes, incluidos los propios estadounidenses, para justificar posteriormente acciones estadounidenses

En el caso de ISIS, la estimulación al parecer no era suficiente para obtener los resultados deseados.

La organización terrorista fue asistido por la CIA y sus aliados con armas entregadas desde Libia a los “moderados” en Siria, que luego las trasferían a ISIS y otros grupos terroristas, incluyendo al-Nusra.


ISIS puede de hecho crear un califato brutal, o “puede ser bombardeada y enviada de nuevo a la Edad de Piedra”, una solución defendida por el senador Lindsey Graham y otros neoconservadores en el Congreso.

De cualquier manera, se realizará el plan para fragmentar y balcanizar Oriente Medio.

Los kurdos en Irak ya han creado un estado de facto en respuesta a ISIS e Irán se ha comprometido a ayudar a defender a los iraquíes chiítas en el sur. Toda esta actividad promueve el plan de desmantelar y recomponer Oriente Medio de una manera más dramática y significativa de lo que lo hicieron los británicos hace más de un siglo.


Fuente: elrobotpescador.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario