sábado, 17 de mayo de 2014

La paz es que la mente sirva al espíritu, por Emilio Fiel.




La paz interna de la mente se logra cuando reconoce la presencia del espíritu y quiere trabajar en armonía con él, pero la mente está en estado de rebelión cuando se basa en el miedo y quiere tomar el control de la vida entera para evitar la inseguridad. La mente ha de alinearse con el propósito del alma, y esto sucede cuando reconocemos la divinidad interna y vivimos sin juzgar, en amor incondicional. Por eso la paz mental es salud, juventud, creatividad, amor, ayudándonos a nosotros mismos y a toda la humanidad.

Cuando estamos en relación con otros sin emociones personales y sin conflicto, entonces les regalamos la paz mental. Cuando sabemos que todo está bien y que el espíritu está detrás de todo no hay miedo ni falta de amor, y entonces no hay caos ni drama en nuestra vida. Si no tienes nada que temer de los otros, puedes enfocarte en tu camino.

Sin espíritu la mente avanza sola, siempre centrada en los enemigos y los peligros de los que hay que defenderse, especialmente en el miedo a la pérdida de control. Por eso sólo al asumir que el espíritu controla la realidad, la mente consigue la paz. Ya no más centrada en el pasado, preocupada de los riesgos y del miedo, sino en el presente creador. Sin paz mental estamos en guerra con los demás y con el mundo, es decir con nosotros mismos. Vallamos nuestro entorno con alambre de espino y nos ponemos a vigilar como un perro de presa para que nadie atraviese el umbral.

Pero no hay nadie que quiera entrar en un sitio como ese, un sitio inhumano, lleno de temor y de creencias negativas donde se vive en guerra continua. Por eso es necesaria la calma mental, viendo lo divino interno y reconociendo el espíritu en cada uno de nuestros semejantes. El dios/diosa que cada uno es. Amate a ti mismo y a cada imagen de lo divino con la que inter relacionas, goza de la belleza y del viaje que estás haciendo, agradece a la vida y crea sin límite a partir de la paz mental.


Fuente: Emilio Fiel (emiliofiel.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario