martes, 27 de mayo de 2014

El sistema económico de la pobreza, por Emilio Fiel.



El sistema económico, fabricado hace siglos por la oscuridad para acabar con el intercambio a través del trueque legítimo, se derrumba. El sistema fue promocionado por los dirigentes del mundo, y aceptado por todos, como el medio más libre y equitativo para redistribuir la riqueza, habiendo demostrado sobradamente que es incapaz de ello y que aumenta las desigualdades sociales por medio de los increíbles abusos de los más ricos. Las mercancías se compran a precios irrisorios en origen, y se venden en las ciudades a un precio que multiplica de cuatro a diez veces su valor.

Sin crisis, con sus muertos y heridos, sería imposible transformar el sistema económico, lo mismo que sin subida del petróleo brent es imposible caminar hacia coches menos contaminantes y que no dependan de los hidrocarburos. Las finanzas se hunden y la demanda de bienes cae, debido especialmente al robo continuado que se ha producido a través de la especulación inmobiliaria, bancaria, y de mercancías de primera necesidad. Hay gobiernos, como el bush o el anterior de blair, que están al servicio de los controladores del sistema, que paradógicamente han perdido el control. Repiten hasta la saciedad lo que han sido programados para hacer y tanta negatividad consciente e inconsciente para defender sus intereses egoístas, ha puesto al sistema al borde de la catástrofe. Sabemos hacia dónde tenemos que ir, aunque no sabemos el camino para llegar allí, por eso es necesario conectar cada mañana y cada noche con los guías internos y la sabiduría del espíritu. El cristo aumenta su sabiduría cuando nosotros actuamos después de invocar su ayuda y su presencia.

Lo que tenemos claro es que los problemas son mundiales y hay que plantear soluciones a ese nivel. Tanto en la energía como en el agua, en el suministro de bienes de primera necesidad como en los préstamos financieros, en la ecología como en las leyes del trabajo informático de internet. El primer punto sería detener todas las guerras del planeta y declarar la paz y la capacidad de voto de cualquier ciudadano (sin olvidar la educación y la libertad necesaria para que esto sirva para algo). Facilitar la desaparición de fronteras y el libre movimiento de seres humanos y de mercancías. Se reestructurarán las naciones unidas y cada país tendrá representantes en ella, sin derecho a veto alguno. Se acabará con el poder de las entidades financieras, se abolirá el impuesto sobre la renta y la especulación bancaria y se unificará la moneda mundial…

Se pondrá coto final al poder de las petroleras y de las industrias médicas (abonos, pesticidas, laboratorios farmacéuticos, maquinaria nuclear, industrias de armamento, etc). Se educará en el camino de la autoconciencia, ayudados por los medios técnicos de última generación. Se romperá el monopolio de las organizaciones médicas y universitarias sobre la salud (otra vez los laboratorios y las tecnologías de la enfermedad) y se legalizarán todas las terapias alternativas, especialmente las energéticas. Se desarrollarán los métodos de energía libre de tesla y los motores económicos sin uso de carburantes orgánicos o polucionantes. El software será libre, las religiones compartirán el único dios, la educación y el transporte serán gratuitos, se abrirá la conexión con las civilizaciones estelares de la federación galáctica, y sobre todo retornaremos a la naturaleza como expresión del equilibrio, el amor y la belleza de nuestra madre planeta.


Fuente: Emilio Fiel (emiliofiel.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario