miércoles, 7 de mayo de 2014

Desnudos bajo la lluvia, por Emilio Fiel. (Caminando del miedo al amor).




Para el éxito del proceso de ascensión es más importante carecer de un sistema de creencias que perfeccionar las creencias que ya tenemos y darles una pasada por el detergente más poderoso. Es casi imposible que los sistemas de creencias no generen temor, bueno contra malo, lo mismo que parece difícil que puedan ayudar a subir la frecuencia vibratoria interna. Todos nosotros hemos estado implicados como creadores en la manifestación de la maldad en el mundo. Y al condenarla lo que hacemos es extender y alargar su reinado en nuestras vidas ya que, al fijar nuestra atención en ella, la engordamos y la atraemos hacia nosotros. Dejemos de pensar en la maldad y la diluiremos en la atmósfera terrestre, pensemos más bien en el amor y la compasión hacia los que están sometidos a ella.

El proceso de ascensión no tiene nada que ver con la lucha contra el maligno o con la necesidad de modernizar nuestras creencias, tan sólo está relacionada con la elevación de nuestra frecuencia vibratoria, y con las experiencias que esta elevación produce. Podemos elegir entre alinearnos con la tierra densa o con la tierra sutil de quinta dimensión, es decir entre el miedo o el amor, que no pueden coexistir en el mismo espacio vibratorio. Sólo quien se enfoque en el espíritu, volverá a sentir el amor sobre este plano, y lo mismo que no podemos escuchar dos estaciones de radio al mismo tiempo por el ruido de la estática y el acoplamiento, lo mismo empieza a suceder con las dos tierras, hasta que elijamos una u otra. Hay entre nosotros quienes no son capaces de alinearse con las altas energías del amor y otros que hemos hecho un largo trabajo para disolver el miedo y sumergirnos en la piscina del amor, pero somos nosotros quienes hemos elegido. Por eso hay mensajes que expresan que todo está bien en el mundo y otros que expresan los mil problemas que van surgiendo y el fin de la esperanza. Cada uno habla para un tipo de seres humanos, los alineados con el miedo y los alineados con las energías del amor.

Pronto sucederá que los seres que descansan en la frontera de ambos mundos, sin decidirse, comenzarán a sentirse mal y tendrán que dar un paso adelante. Sin olvidar los mensajes de los que simplemente quieren nuestro fracaso y promueven el miedo, que son los dueños de los medios de comunicación social, unidos al poder oscuro. Es hora de no creer nada porque sí, de preguntar a nuestro corazón sobre la verdad de las noticias y sobre la elección vital que ha realizado, sin regalar el poder a nadie ni dejarnos manipular. Si es necesario dejemos de ver o leer noticias que crean temor, lo esencial es convocar al espíritu y sintonizarnos con las frecuencias del amor. Así ningún daño llegará a nuestras vidas y ni siquiera seremos tocados por las crisis y los desastres. Es hora de vivir con los que se están volviendo maestros y son capaces de controlar el estrés, el conflicto y el miedo. Hay que cambiar de lugar, de amistades, de trabajo, todo lo que sea necesario para crear comunalmente una nueva realidad.

Basta de sentir pena por los que se quedan, la falsa compasión que densifica nuestra frecuencia, todo es parte de un plan evolutivo muy sabio y cada uno elige libremente su camino. Caminar junto a la belleza y el amor, los bellos atardeceres y la buena música, los amigos y la alegría. No vayáis hacia la desarmonía ni os enfoquéis en el conflicto contra otros, que desarrolla el miedo, simplemente descansar en el ser y elevar el pensamiento. La verdad está dentro, es nuestro privilegio y nuestra responsabilidad encontrarla y convertirla en realidad.

Fuente: Emilio Fiel (emiliofiel.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario