martes, 25 de marzo de 2014

Errantes (Wanderers), según La Ley del Uno - El Material de Ra.



Errantes, almas extraterrestres, trotamundos, semillas de las estrellas, viajeros, nómadas, niños y adultos cristal, vagabundos, hermanos y hermanas de la aflicción, personas de las estrellas, etc. Muchos nombres reciben estas almas extraterrestres, a mí me gusta decirles errantes ya que es como lo aprendí a través de las traducciones al Español de las canalizaciones del grupo L/L Research, sobre todo en los 5 volúmenes de la Ley del Uno.

Veamos su significado:

Son almas de densidades superiores que se han ofrecido voluntariamente para encarnar como seres humanos, aquí en tercera densidad en la Tierra.  La decisión de venir aquí en este momento tan importante se tomó de buena fe, con un corazón felíz y en una atmósfera de absoluta compasión. Con determinación de mente sabia, y también de todo corazón de ser parte de lo bueno de aquella tercera densidad para aquellos que se aproximan a la cosecha en este momento. De hecho, hubo competición por las oportunidades de encarnar. Cada uno de ellos tomó la decisión de venir aquí luego del resultado de un profundo pensamiento y absoluta certeza, esta no fue una decisión vaga. Encarnan en este planeta de tercera densidad para dar servicio en cualquier modo posible y ayudar a la población a hacerse más consciente del proceso evolutivo y de avanzar en armonía con él. Atraviesan el mismo proceso de olvido que cualquier otro ser de tercera densidad que encarne aquí, y pasan a ser totalmente un ser de tercera densidad (incluso a medida que comienzan a recordar paulatinamente la razón por la que han nacido aquí). Son habitualmente personas solitarias y se sienten alienados, como si no pertenecieran a este lugar, como si no encajaran; se encuentran muy diferentes a los demás. Aproximadamente una de cada setenta personas de la Tierra en este momento es un errante.

Algunas de sus características:

  • Por lo general tienen dificultades para adaptarse bien al medioambiente circundante del Planeta Tierra.
  • Presentan enfermedades físicas como alergias y desórdenes de la personalidad que, en un sentido más profundo, parecen ser una reacción a la frecuencia vibratoria del planeta. Este parece ser un efecto secundario que se debe a que tales entidades poseen otra influencia planetaria en una densidad más elevada, de la que provienen.
  • En algunos casos tienen una conciencia real de que «este no es mi hogar; este no es el lugar del  cual provengo». Y ese sentimiento de estar aislado en una tierra extraña puede crear un montón de temor y contracción. En tal caso, se resguardan con el fin de sobrevivir. Se realizan ajustes que permiten sobrevivir a la entidad, hasta cierto punto, dentro del medio circundante de la vida terrenal. Y a pesar de todo, a fin de sobrevivir, se ha estrechado el foco, se han engrosado y endurecido las defensas, y existe aquella tendencia a crear una realidad auto-generada dentro de la cual la entidad realmente puede sobrevivir, o siente que puede sobrevivir.
  • Tienden a meterse hacia adentro, incluso a veces hasta desconectándose lo mejor que pueden de los demás, haciéndolo lo mejor que pueden para sobrevivir en mundo donde todavía no encajan.
  • Dificultad para comunicarse con su entorno directo y prefieren encerrarse en sí mismos. Les es difícil establecer vínculos con las personas que les rodean y tienden a pasar bastante tiempo a solas.
  • No son muy sociables, rara vez llaman la atención, son introvertidos.
  • Suelen ser tan sensibles que son profundamente vulnerables. Por este motivo pueden desarrollar una personalidad aparentemente fuerte y agresiva que les protege del exterior.
  • Necesitan pasar tiempo en soledad, no viven bien en grupos, pues pocos  entienden su necesidad de soledad.
  • Simplemente no entienden "la inhumanidad del hombre hacia el hombre", guerra, avaricia, la mentira, la falta de respeto, la falta de educación; pueden sentirse fácilmente abrumados por eso.
  • A menudo evitan multitudes, no son amigos de visitar lugares donde se aglomeran las personas.
  • Sienten un amor profundo por los niños y animales.
  • Hay una inocencia, una falta de malicia, una pureza, debida a las ausencias de ego.
  • Se abstienen de mostrar emociones por miedo a su amplificación y pérdida de control, por eso pueden parecer impasibles o sin sentimientos.
  • Son tan respetuosos con sus sentimientos como con los de los demás, así que comprenden el dolor que produce herirlos.
  • Son capaces de tener una comprensión global de los acontecimientos hasta tal punto que si lo contaran parecerían locos.
  • Pueden ser personas de muy pocas palabras. Muchas veces prefieren callar, escuchar y observar antes de entrar en luchas de ego con los demás, lo cual aparentemente puede parecer que no tienen conocimiento o idea sobre lo que se está hablando; muy al contrario, prefieren callar a demostrar.

Tanto Don Elkins como Carla Rueckert y James McCarty (las 3 personas encargadas de llevar a cabo el contacto con Ra), son/eran errantes. Esto fue confirmado en una de las tantas sesiones.


Veamos lo que nos dice Ra:


Interrogador: Habéis hablado de los Errantes. ¿Quiénes son, de dónde vienen?

Ra: Soy Ra. Imaginad las arenas de vuestras orillas. Tan incontables como los granos de arena son las fuentes de la infinidad inteligente. Cuando un complejo de memoria social ha alcanzado la comprensión total de su deseo, puede concluir que éste no es otro que servir a los demás, inclinándose a alcanzar la mano, en sentido figurado, de las entidades que solicitan ayuda. Estas entidades, a las que podéis llamar los Hermanos y Hermanas de la Aflicción, avanzan hacia esa llamada afligida;  proceden de todos los confines de la creación infinita y les une el deseo de servir en esta distorsión.

Interrogador: ¿Cuántos de ellos se encuentran encarnados en la Tierra?

Ra: Soy Ra. La cifra es aproximada, pues hay una gran afluencia entre los que nacen en este momento debido a la necesidad imperiosa de aportar luz a las vibraciones planetarias para aumentar la cosecha. La cifra se aproxima a los sesenta y cinco millones.

Interrogador: ¿Provienen en su mayor parte de la cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Un reducido número es de cuarta densidad. La mayor parte de Errantes, como los llamáis, son de sexta densidad. El deseo de servir debe tender hacia una gran pureza mental y a lo que podríais llamar temeridad, o valor, según el juicio de vuestro complejo de distorsión. El reto o peligro para el Errante es que pueda olvidar su misión, se implique kármicamente, y así se vea arrastrado por la vorágine en la que ha encarnado para evitar la  destrucción.

Interrogador: ¿Qué tendría que hacer una de estas entidades para implicarse kármicamente; podríais dar algún ejemplo?

Ra: Soy Ra. Una entidad que proceda de un modo conscientemente falto de amor en su interacción con otros seres puede llegar a implicarse kármicamente.

Interrogador: ¿Son muchos los Errantes que sufren males físicos en esta situación de tercera densidad?

Ra: Soy Ra. Debido a la extrema variedad entre las distorsiones vibratorias de tercera densidad y las de densidades más densas, los Errantes, por regla general, sufren alguna forma de impedimento físico, dificultad, o sentimiento severo de alienación. La más común de estas dificultades es la alienación, la reacción contra la vibración planetaria, expresada por desórdenes de la personalidad, así como por dolencias del complejo corporal que indican una dificultad para ajustarse a las vibraciones planetarias, como alergias, como las denominaríais.

La Ley del Uno, Libro I. Sesión 12, 28 de Enero de 1981. L/L Research. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario