miércoles, 3 de abril de 2013

"Hacer" y "no-hacer" (Emilio Carrillo).



  "Lo que el ser humano denomina actualmente “hacer” se encuentra bajo el mando del ego –en toda su vanidad- y el control de la mente -que opera en clave cuantitativa y temporal-.
  Así, con relación al “hacer”, al ego y a la mente le preocupan básicamente tres cosas: primero, darse importancia, sentirse necesario (a ser posible, imprescindible) por o para algo; por otro lado, el “cuanto” hacemos o lo “grande” o “importante” que es aquello que hacemos o, teóricamente (al ego le encantan las suposiciones), podríamos hacer; y en tercer lugar, las repercusiones, efectos y consecuencias futuras en el tiempo (el futuro es la droga al que el ego profesa mayor adicción) de lo que hacemos o podríamos hacer.
  Es precisamente este “hacer” -marcado por la vanidad, lo cuantitativo y lo temporal- el que bastantes personas hemos abandonando ya interiormente y en el día a día. ¿Por qué? Pues debido a que hemos advertido su innecesariedad, inutilidad, esterilidad e, incluso, la enorme carga de vanidad que late en ese “hacer”. Y en ese mismo instante emana desde el interior, de forma cada vez más apremiante y contundente, el “no hacer”.

Por Emilio Carrillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario