martes, 15 de enero de 2013

Tarantino, la violencia y la ingeniería social.




Ante una inteligente pregunta del entrevistador sobre la violencia en el cine y la televisión, Tarantino se siente atrapado y rechaza la pregunta.

La ingeniería social actúa a través de Hollywood, la industria musical, la televisión, y la inmensa mayoría de los medios de comunicación.

Está claro que todo ello implanta en nuestra mente no sólo a nivel consciente sino, inconsciente, patrones cognitivos y comportamentales con los que generamos después una realidad en el mundo exterior.

La ingeniería social nos hace absorber comportamientos, ideas y pautas de consumo como si fueran normales y lo más deseable; la violencia del cine, el sexo superficial y la diversión esquizoide de vídeos como Gangnam Style, otro ejemplo de programación masiva, nos aboca de forma paulatina hacia una despersonalización y conducta antisocial alejada de nuestra verdadera naturaleza.

No se trata de ciencia ficción o fantasía como arguye Tarantino, se trata de condicionar a las masas a través de un mecanismo elaborado de ingeniería y psicología social cuyo fin es dirigir las emociones, los pensamientos y, por ende, la conducta de los receptores de esas programaciones.




Óscar Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario