miércoles, 30 de enero de 2013

Parlamentario belga denuncia los intereses geo-estratégicos de las potencias occidentales en la intervención de Mali y otros países de Oriente Medio.



El parlamentario belga Laurent Louis, denuncia la política de los países occidentales que participan en la desestabilización de países de Oriente Medio, como Afganistán, Irak, Libia, Egipto, Siria; y ahora en África, con ejemplos como el de Mali.

El objetivo final en Mali sería la explotación de sus recursos, para allanar el camino a grandes corporaciones como Areva (conglomerado francés líder mundial en el sector de la energía nuclear y con claras pretensiones en la explotación de las minas de uranio existentes en el país); así como aprovechar el conflicto “generado” para el control geo-estratégico de la zona a través del establecimiento de bases militares, y así tomar posición frente a intereses de grandes potencias como China.

La dinámica general es la seguida por la política de Bush en la lucha contra el terrorismo, terrorismo generado o promovido por ellos mismos (un poder que trasciende intereses anglo-americanos); dando la oportunidad de invadir una nación y quebrar su legítima soberanía en aras de la liberación de su pueblo.

PROBLEMA – REACCIÓN – SOLUCIÓN

Estos mismos poderes que están detrás de todos estos conflictos generan un problema, esperan la reacción, para después ellos mismos ofrecer la solución, que sirve lógicamente a sus intereses económicos y geo-estratégicos.




Óscar Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario