viernes, 9 de noviembre de 2012

Hidden Hand: Yahweh, Lucifer y el "Juego" de la Humanidad.




Temas tratados en esta parte:

- Yahweh.
- Lucifer.
- Los "Caídos".
- El Edén.
- El Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.
- El catalizador para la evolución humana.
- El mandato de dirección sobre la Humanidad.
- El "juego" de las encarnaciones y el olvido.   


Su creador, el que han llamado 'Yahweh', no es "Dios", aunque en su Biblia se refiere a él como "el Único y Verdadero Dios". 

Él es "un" Creador (o Sub-Sub-Logos), más que el Creador Infinito Uno. No es ni siquiera un Logos de nivel galáctico, sino más bien, es el Logos Planetario de este Planeta. Nuestro Creador (el de este grupo álmico al que pertenece Hidden Hand), es el que se refieren como 'Lucifer', "El Portador de la Luz" y "Brillante Estrella Matutina". Nuestro Creador no es "El Diablo", como él ha sido falsamente retratado en su Biblia.
 
Lucifer es lo que podría llamarse un "Grupo de Almas" o "Complejo de Memoria Social", que ha evolucionado hasta el nivel de la 6ª densidad, lo que en efecto, significa que Él (o más exactamente,"nosotros") ha evolucionado hasta un nivel suficiente en el que ha alcanzado un estatus igual o posiblemente 'mayor' que el de Yahvé (hemos evolucionado más alto que él).
 
En apariencia, si vierais con los ojos la más completa expresión de Lucifer, el aspecto sería el de un Sol o una "Estrella Brillante". O, al mirarnos desde vuestra Tercera Densidad de vibración, pareceríamos lo que podríais llamar un "Ángel" o "Ser de Luz”.
 
Permítanme aclarar: Cuando una entidad (Complejo de Grupo de Almas) se desarrolla al nivel de la sexta densidad, es como si fuera en comparación con la cantidad de tiempo que se tarda en llegar tan lejos, un mero saltito y un salto más desde la Octava Densidad a la Re-unión Suprema con el Creador Infinito Uno, y a continuación, a partir de ahí, de vuelta a la disolución en la Fuente de Todo, Infinito Inteligente.
 
Nosotros (nuestras familias de linaje), como un Complejo de Grupo de Almas o de Memoria Social (Lucifer), nos encontramos al borde de la Séptima Densidad de Ascensión, aunque en este nivel, antes de que venga La Cosecha, tenemos la opción de mayor progreso, o, de volver a ayudar a los seres de densidades menores con su propia evolución, haciendo pasar nuestro conocimiento y Sabiduría (Luz) a los que nos piden asistencia, con su propia Voluntad (Libre Albedrío).
 
Ahora, en este momento, después de haber tomado la decisión de quedarnos y ayudar a nuestros Hermanos y Hermanas Galácticos en el Uno, se nos ha asignado una tarea difícil por el Consejo de Ancianos, que actúan como Guardianes de esta Galaxia desde su “Cuartel General” de Octava Densidad en el planeta Saturno.
 
Yahvé, debido al hecho de que NO había (como era su derecho como Logos Planetario) usado su Libre Albedrío para "conocerse a sí mismo" para los que encarnaron en "su" planeta, tuvo muy poco progreso evolutivo en el mismo. Por lo tanto, nosotros (Lucifer) fuimos enviados para ayudar.
 
Una vez que la orden fue dada por el Consejo de Ancianos, "Caímos", y descendimos de nuevo a un lugar donde podríamos, con mucho trabajo y atención, una vez más materializar una manifestación de la Tercera Densidad de nosotros mismos. Yahvé había accedido a nuestra llegada, de hecho fue él quien había solicitado al Consejo un "Catalizador" de cambio para entrar en su Creación, y compartir el conocimiento y la sabiduría que habíamos alcanzado a través de nuestras ascensiones.
 
En ausencia de Libre Albedrío sobre el planeta, no puede haber Polaridad, y por lo tanto, nada que "escoger". Justo como es retratado en el libro del Génesis, este planeta era muy "Edénico" en su naturaleza.
 
Claro, era un bello paraíso, sin embargo, los Seres encarnando aquí no tenían ningún provocador para evolucionar más allá de la 3ª densidad, y por lo tanto, pocas esperanzas de realizar alguna vez el viaje a Casa, al Uno. Yahvé ha estado contento de mantener su propia pequeña mascota Proyecto Edén, en efecto, pero con pocas posibilidades de que las Almas que estaban aquí llegaran a Casa. Esto se había convertido, en efecto, si bien muy hermosa, en una "Prisión".
 
Yahvé era, en lenguaje moderno, un dictador benigno.

Sin polaridad, (derivada del Libre Albedrío), sólo existe la Unidad de Amor y Luz, y ninguna elección para experimentar algo distinto que eso. Por lo tanto, teníamos que ser el Catalizador para el cambio, a fin de ofrecer esa opción, la de ofrecer Polaridad. Yahvé estuvo de acuerdo en que introdujéramos el concepto de Libre Albedrío a los habitantes de la Tierra, al ofrecerles una elección inicial, de si lo "querían" o no.
 
Por lo tanto se introdujo El Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal (o más exactamente, el conocimiento de la Polaridad, de Positivo o Negativo).
 
Yahvé lleva a sus habitantes a un nuevo 'jardín' y les dice podéis hacer todo lo que queráis, excepto una cosa, creando así el deseo de hacer la única cosa que se les dice que no pueden. Por tanto, una "Elección". Ofrecimos el Catalizador haciéndoles saber los beneficios de alcanzar el Conocimiento, (que sería comer del árbol), y el resto es historia. El Señor pensó que sus ' niños' sin duda optarían a obedecerle, y cuando descubrió que no lo hicieron, se puso muy furioso.
 
Como él mismo describe en sus escrituras, él es un "Dios celoso", y a él no le gustó que sus "niños" optaran por desobedecerle, y siguieran nuestros consejos. Nosotros ya estamos comprometidos a estar aquí durante un conjunto predefinido de "Ciclos" para ayudar a proporcionar el Catalizador para la evolución Humana, a saber, ofreciéndoos la Opción Negativa, o lo que habéis decidido llamar "el mal". Ahora que el Libre Albedrío había sido concedido, el Señor no podía retractarse, y nos tenemos que quedar aquí como dice el contrato para seguir prestando al Planeta la elección de Polaridad.
 
Desde entonces, el Señor nos ha confinado (como Alma Grupal) aquí dentro de los Planos Astrales de la Tierra (que es muy restrictivo e incómodo para un ser de nuestra Sabiduría y experiencia). El Consejo de Ancianos nos dio la opción de ser liberados (en contra de la voluntad de Yahvé), si cancelábamos nuestro contrato para servir al Planeta Tierra, o permanecer y cumplir con nuestra misión, y soportar la autoproclamada “Ira de Yahvé”.
 
Nos quedamos, pero como resultado kármico de nuestro confinamiento por Yahvé, a nuestras propias almas individualizadas se les dio el mandato (por el Consejo) para "Dirigir" sobre la gente de Yahvé durante nuestra encarnación física aquí en vuestro Planeta.

Seamos claros acerca de una cosa sin embargo. Todo esto (vida física/encarnación), es un Juego muy intrincado y hábilmente diseñado, mediante el cual el Creador Infinito Uno, juega el juego de olvidar Quién es, de modo que pueda aprender a recordar, y al hacerlo, experimentarse y conocerse a Sí mismo como Creador. Durante todo el camino hasta nosotros pequeñas chispas individualizadas del Todo Lo Que Es.
 
Fuera del escenario, y entre "Vidas" (tiempo de punto-cero/Universo de anti-materia) como "seres humanos encarnados", nosotros, todos nosotros/vosotros (como Almas), somos grandes amigos. Hermanos y hermanas en el Uno.
 
Entre 'vidas' todos nos reímos en una gran carcajada sobre los papeles que hemos realizado en el "juego", y esperamos con ganas y nos divertimos mucho preparando los próximos capítulos en los que actuar." (Hidden Hand).



Óscar Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario