viernes, 10 de agosto de 2012

El pistacho como planta medicinal.

 
Con origen en la zona sudoeste de Asia, el pistacho es una planta medicinal de mediana difusión en el mundo actual. Actualmente se lo cultiva en la zona mediterránea y en los Estados Unidos. El nombre binomial de esta planta es Pistacia vera L., y pertenece a la familia de las Anacardiaceae. Su consumo se remonta a más de 10.000 años. Para que un árbol de pistacho comience a dar frutos de forma regular deben pasar al menos 10 años desde el momento su plantación.


El árbol del pistacho puede tener hasta 7 metros de altura y tolera las altas temperaturas (aunque no soporta bien la alta humedad).

Los frutos de esta planta son ricos en aceites y tienen la particularidad de promover la calma en aquel que los consume. Se trata de semillas suaves de color verde claro que vienen recubiertas por una dura cáscara que, al madurar, queda entreabierta.


La parte central del fruto de pistacho se utiliza especialmente para hacer dulces, helado, y para comercializarlo tostado y salado. La composición nutricional del pistacho es de las más completas: pose buena cantidad de proteína, calcio, fósforo, potasio, magnesio, aceites, azúcares, vitamina A, vitamina B9 y ácido fólico. En diversas investigaciones también quedó demostrado que el pistacho es un excelente fruto para incrementar los niveles de antioxidantes.

Las propiedades medicinales del pistacho son bien conocidas en el mundo de la medicina. Ayuda a bajar el colesterol, regulariza el tránsito intestinal es revitalizante y promueve la buena salud general. Son excelentes para regularizar el tránsito intestinal por su alto contenido de fibra. Como sucede con otras grasas de origen vegetal, para extender la conservación de los pistachos se recomienda guardarlos en lugares frescos y secos y a resguardo de la luz (de lo contrario podrían enranciarse).


Fuente: hierbamedicinal.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario